Cirugía Neurológica
Atención en Neurocirugía.
search_left
Conducto Espinal Estrecho

¿Qué es el Conducto Espinal Estrecho?
 
Es la disminución del diámetro del conducto raquídeo normal en el centro o en la zona llamada receso lateral (ver figura 1). Esta disminución del diámetro puede ser causada por múltiples condiciones, pero la más frecuente es la degeneración, común en las personas después de la 5ta década de la vida
De hecho la estenosis del conducto raquídeo es encontrada en aproximadamente 6% de las personas de 65 años de edad y en el 80% de las personas de 70 y más años al momento de realizarles estudios radiográficos. Algunos estudios han reportado una incidencia de 5 por cada 100 000 hab.



Anatomía Básica

El conducto raquídeo es un espacio en forma elíptica o triangular, en el centro de los elementos vertebrales. Está delimitado al frente por el cuerpo vertebral, por detrás por arco vertebral y lateralmente por los pedículos, mismos que conectan el arco con el cuerpo vertebral (figura 1).

 
Anatomía Vertebral

Figura 1
Muestra algunos aspectos de la anatomía del conducto raquideo

 

El estrechamiento del conducto raquídeo se puede presentar tanto en el diámetro medio como en la zona del receso lateral. Los sitios más afectados en la columna vertebral son lumbares y cervicales.



¿Cuáles son los síntomas de estenosis espinal?
 
Conducto Lumbar Estrecho
Típicamente se presenta como un trastorno crónico de dolor de espalda baja, en ocasiones los síntomas se presentan después de una lesión mecánica menor. El síntoma clásico es la llamada claudicación intermitente manifestada como debilidad, sensación de quemarse, calambres o entumecimientos en las piernas, mientras se camina o se encuentra de pie por tiempo prolongado. Estos síntomas mejoran con el reposo, preferentemente en la posición de sentado. La distancia al caminar libre de dolor varia, pudiendo por ejemplo ser mayor cuando se camina de subida, además lo síntomas serán más severos conforme los cambios degenerativos sean más acentuados.
Generalmente la afectación es en ambas zonas diámetro medio y receso lateral, sin embargo puede haber predominancia de alguno de ellos.
Cuando predomina la afección del receso lateral, los síntomas se hacen evidentes en un solo nervio según la distribución en la pierna. (Ver dermatomos fig.4 de hernia de disco).
Algunos síntomas adicionales pueden sugerir la presencia de otras patologías agregadas, como inestabilidad espinal, síndromes de cauda equina, tumores.
Dolor en la espalda baja que aumenta con la actividad
Dolor en las nalgas o parte posterior de los muslos
Alteraciones en el control de esfínteres


Conducto Cervical Estrecho
Las manifestaciones más comunes, son la aparición de un dolor quemante o como calambre, sensación de adormecimiento o ardor, en distribución dentro de los brazos, congruente con un nervio de la columna cervical (ver dermatomos fig. 3 de hernia de disco). Además puede haber, disminución de la sensibilidad en el sitio del dolor, disminución de la fuerza muscular y los reflejos normales. Este numero de síntomas se agrupan en un síndrome llamado síndrome radicular.

Cuando la estenosis del conducto raquídeo progresa o preferentemente se da en el diámetro medio. Las manifestaciones pueden variar a un síndrome llamado síndrome mielopático, el cual tiene las siguientes características:

Disminución de la fuerza en brazos y piernas, adelgazamiento de los músculos afectados, reflejos musculares aumentado, incontinencia urinaria y/o intestinal. Disminución de la sensibilidad por debajo de la estrechez del conducto, perdida o disminución de la capacidad para sentir donde mantiene los pies o manos en un momento dado. Este síndrome puede progresar y afectar la capacidad de caminar de los pacientes. Sus tratamiento debe de realizarse lo más pronto posible después del diagnostico.




¿Qué estudios debo de hacerme para saber si tengo conducto espinal estrecho?

El estudio de elección para observar de forma detallada la columna vertebral es la Resonancia Magnética. Con ella se pueden valorar los nervios y la medula espinal de forma muy fina y determinar el sitio de mayor compresión para poder planear el tratamiento quirúrgico, además proporciona información en caso de existir tumores raquídeos, infecciones o alguna otra anomalía agregada.

La tomografía computarizada de columna vertebral es muy útil también, ya que a diferencia de la Resonancia Magnética delimita con mayor exactitud el tejido óseo y hace posible ponderar la estrechez del conducto raquídeo y calcular si la columna podría soportar la colocación de materiales de metal como tornillos de titanio, en caso de ser necesario.

Las radiografías simples de columna vertebral, aportan datos a cerca de la estabilidad que mantiene la columna, sobretodo para determinar si es necesario algún tratamiento agregado.

Algunos otros estudios, como la electromiografía (EMG), velocidades de conducción nerviosa o potenciales evocados motores y sensoriales, son necesarios para estimar con precisión el grado de afección y los nervios afectados por la estrechez del conducto raquídeo. Además sientan la base para valorar si el tratamiento conservador y/o quirúrgico fue o está siendo eficiente.




¿Qué opciones de tratamiento tengo?

El Tratamiento conservador está indicado cuando los síntomas son leves e intermitentes, cuando tiene poca repercusión en el estilo de vida o cuando la cirugía representa un riesgo muy elevado, debido a alguna enfermedad concomitante.
Los analgésicos, antiinflamatorios, relajantes musculares, tienen la función de disminuir el dolor y permitir al paciente continuar con sus actividades cotidianas, de ninguna manera resolverán la estrechez del conducto espinal, su función es el de manejo de los síntomas.
La educación postural o higiene de columna de columna. (Ver detalles) Es una parte importante del tratamiento conservador, debido a que la extensión de la columna puede disminuir el diámetro del conducto raquídeo, este movimiento debe de ser evitado.

El tratamiento quirúrgico está indicado cuando el tratamiento conservador fallo o cuando existe déficit neurológico objetivo (radiculopatia franca, mielopatia, síndrome de cauda equina, etc.). El objetivo es el de mejorar la calidad de vida, quitar el dolor, aumentar la movilidad del paciente. Esto se consigue, cortando retirando el tejido ya sea hueso o tejido blando que comprime los nervios y/o la medula espinal para proporcionar mayor espacio a las estructuras nerviosas.

El tipo de cirugía depende directamente del sitio de mayor compresión por ejemplo:
Compresión central: Laminectomía Descompresiva
Compresión lateral o receso lateral: Foraminotomía
Compresión Central y lateral: Laminectomía y Foraminotomía.
Si el disco intervertebral juega un papel en la compresión de estructuras nerviosas es necesario retirarlo.
Además es importante saber que el propio procedimiento quirúrgico, condiciona daño a la estabilidad de la columna vertebral y en ocasiones es necesaria la colocación de material de instrumentación como tornillos, barras, injertos de hueso para evitar inestabilidad espinal.

Las opciones de tratamiento varían ampliamente entre cada persona, para mayor información o en caso de duda, comuniquese con nosotros ya sea  por medio de nuestro buzón de preguntas o al correo electrónico info@cirugia-neurologica.org



¿Cuáles son los Riesgos y Complicaciones?

La tasa de mortalidad de la intervención quirúrgica esta alrededor de 0.6 a 0.8 %. Los principales riesgos son las enfermedades agregadas, como problemas pulmonares o cardiovasculares. Además las posibilidades de reintervención existen sobre todo por fractura o falla del material de instrumentación, falta de mejoría de la sintomatología, infecciones de herida quirúrgica o fistula de liquido cefalorraquídeo. Incluso la enfermedad en segmentos de la columna vertebral que se encuentran cerca de los operados puede hacer necesaria la reintervención quirúrgica.




¿Cómo seleccionar al médico correcto?

Como tal no existe el “Mejor Médico”, es posible tener en mente algunas situaciones, que pueden ayudar.

Debe contar con un equipo multidisciplinario para el manejo durante y después de la cirugía, es decir, neurocirujano, neuroanestesiologo, neuropatologo, especialistas en rehabilitación, nutrición, etc. La comunicación entre médico-paciente es una herramienta vital, para el conocimiento mutuo.

Si bien en México, no existe como tal la especialidad de cirugía de columna, es importante que el médico cuente con entrenamiento adecuado para manejar las lesiones de columna vertebral y contar con suficiente experiencia para resolver situaciones que se pueden presentar.

La segunda opinión es un derecho del paciente con la que se puede confirmar o ver desde variados puntos de vista la opinión del primer médico tratante.

En cualquier situación la plena comunicación de riesgos y beneficios con y sin cirugía, puede ayudar a seleccionar el médico de mayor comodidad.

Cirugía de Cerebro y Columna Vertebral