Cirugía Neurológica
Atención en Neurocirugía.
search_left
Hernia de disco
El disco intervertebral esta hecho de componentes proteicos blandos (como gelatina) en su centro, rodeado de una capa fibrosa más rígida ver figura 1. Su función es la distribución adecuada del peso y las cargas generadas durante el movimiento.
Con el envejecimiento (deshidratación o degeneración) o derivado de accidentes de alta energía, los discos intervertebrales pierden función y pueden ser parcial o totalmente expulsados de su localización normal condicionando así, las llamadas hernias de disco.



 
Componentes del disco intervertebral

Figura 1
Muestra la disposición normal de los componentes del disco intervertebral

 
Hernia de disco lado izquierdo

Figura 2
Muestra la relación del disco herniado y el nervio comprimido en su emergencia

 

La sintomatología derivada de una hernia de disco se debe a la compresión de nervios por el disco intervertebral herniado a la altura de su origen en la columna vertebral, como lo muestra la figura 2.




¿Cómo se si tengo hernia de disco?

Los síntomas cardinales son:

1.- Dolor tipo descarga eléctrica o ardoroso, ocasionalmente llamado ciática cuando se presenta en la columna lumbar y miembros inferiores, no obstante la distribución del mismo depende del nervio y la región de la columna afectada.
Ver las figuras 3 y 4 para distribución del dolor por nervio afectado.
2.- Disminución de la sensibilidad en la zona afectada al nervio correspondiente.
3.- Disminución de la fuerza de los músculos inervados por el nervio comprimido.
4.- El dolor empeora al esfuerzo y mejora al reposo.

 
Nervios en los brazos

Figura 3
Muestra la distribución normal de los nervios en el brazo

 
Nervios en las piernas

Figura 4
Muestra la distribución normal de los nervios en las piernas

 

Es necesario estudiar detenidamente el tipo de dolor y las características de este, así como la sintomatología agregada, para poder determinar con certeza si este puede ser provocado por un disco herniado; esto último sin importar los hallazgos en el estudio de imagen
En el caso de una hernia de disco grande con compresión medular a nivel cervical o torácico puede presentarse compresión medular, traducida por disminución progresiva de la fuerza en las extremidades inferiores, perdida de sensibilidad, alteraciones en el control del esfínter uretral y anal. La cirugía en este último caso tiene carácter de urgente.




Diagnostico
El estudio ideal para diagnosticar una hernia de disco en cualquier nivel de la columna vertebral, es la Resonancia Magnética (RM ) útil para valorar tejidos blandos como los nervios o la medular espinal. Algunos otros estudios como la Tomografía (TC) pueden aportar otros datos sobre todo, el estado óseo de la columna vertebral.



Tratamiento

Lo primero es distinguir entre protrusión discal simple y una verdadera hernia de disco:

 
 
RM Izquierda: normal

RM Centro: Protrusiones discal.- Las flechas muestran nervios sin compresion

RM Derecha: Hernia de disco L5 S1.- Las flechas muestran nervios con posible compresión y necesidad de descompresión.


En caso de las protrusiones discales mínimas e incluso al inicio del padecimiento de una hernia real; el tratamiento ideal es la reducción de peso, el fortalecimiento muscular. De preferencia un programa completo de ejercicios, que incluya aumentar la fuerza del abdomen, de los músculos paravertebrales y ejercicio cardiovascular. Este programa de ejercitación debe llevarse durante toda la vida, es decir, se debe mantener en buen estado el sistema muscular de forma permanente.

En el caso de hernias discales francas con compresión nerviosa como en el caso de la imagen del lado derecho o cuando el tratamiento conservador (ejercicio, analgésicos, reducción de peso, cambio completo de estilo de vida) falló en mejorar la sintomatología, el tratamiento de elección es la resección quirúrgica del disco intervertebral sin olvidar el entrenamiento muscular posterior.





Objetivo de cirugía

El tratamiento quirúrgico consiste en resecar de la forma más completa el disco intervertebral, de tal forma que la raíz nerviosa (el inicio del nervio) quede completamente libre de compresión por el disco herniado. Puede ser necesaria la colocación de materiales de reconstrucción de la columna como son cajas intersomaticas, tornillos intrapediculares, espaciadores interespinosos o injertos óseos. Aunque lo ideal es postergar lo más posible la colocación de este tipo de materiales.
La tendencia mundial actual, es el tratamiento con cirugía de mínima invasión que incluye técnicas como la resección del disco de forma endoscópica, con mínimo acceso quirúrgico. La reparación de la capa fibrosa periférica con calor (nucleoplastia). La colocación de materiales de metal u otro material debe ser siempre la última opción de manejo.
Existen además técnicas con menor fundamento científico como la administración de ozono intradiscal, que en ocasiones mejoran la sintomatología a la par del manejo conservador previamente comentado.

Sin importar la técnica elegida es imprescindible la valoración por un profesional de la salud, con entrenamiento específico en el manejo de la columna vertebral, a fin de tomar la mejor decisión posible que limite la perdida de la función y reinstale al paciente a sus actividades habituales.

Si requiere mayor información al respecto o tiene alguna pregunta no dude en ponerse en contacto con nosotros através de nuestro buzón de preguntas o al correo electronico info@cirugia-neurologica.org con gusto le atenderemos.

Cirugía de Cerebro y Columna Vertebral