El cuadro clínico de la ciática

El término ciática es atribuido al dolor provocado por una afección en el nervio ciático. Este nervio es conocido por su gran tamaño, es de hecho el más grande del cuerpo humano, se compone de diferentes ramificaciones que bajan de la columna, se agrupan y descienden a través de los glúteos, recorren verticalmente las piernas y culminan en los pies. Por lo general la ciática afecta solo de un lado del cuerpo.

Causas comunes

Una de sus causas más comunes es debida a la compresión del nervio, provocada por el nacimiento de una hernia de disco, un espolón óseo en la columna vertebral, o el estrechamiento de la columna.

Las fracturas o lesiones de la zona pélvica, debido a su cercanía con este nervio, también pueden ser motivo de daño y detonante de la ciática.

En algunas ocasiones el embarazo puede llegar a producirla, esto es debido a la sobrecarga de peso que soporta la espalda, asimismo el crecimiento del útero puede comprimir el nervio o alguna de sus ramificaciones.

Entre sus síntomas destacan los siguientes:

  • Sensación de dolor que se extiende de la zona lumbar o zona baja de la espalda, llega al glúteo y sigue su camino por la parte trasera de la pierna, da la sensación de ardor o de una descarga eléctrica.
  • El dolor puede presentarse gradualmente desde una impresión  de hormigueo hasta un agudo cuadro de dolor insoportable.
  • Algunas personas también presentan entumecimiento de la parte afectada o debilidad muscular.

Prevención

Aunque no es posible prevenir la ciática como tal, se recomienda lo siguiente para que su probabilidad de aparición disminuya.

  • Realizar ejercicio de forma habitual. Fortalecer tu musculatura disminuye la probabilidad de lesión.
  • Mantener una correcta higiene postural (más información sobre este tema, léelo aquí).
  • Dormir en un colchón firme que no deforme la postura de la columna.

Recuerda que, si presentas algún síntoma o tienes sospechas de mostrar un cuadro de ciática, es importante consultar con tu médico, no te automediques y no te auto diagnostiques, la información presentada aquí es simplemente informativa, cada caso es distinto y requiere la valoración por un especialista.

Referencias:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *