Epilepsia (Crisis convulsivas)

¿Qué es?

La epilepsia es un trastorno del sistema nervioso central en el que la actividad eléctrica del cerebro se vuelve anormal, lo que provoca convulsiones o períodos de comportamientos o sensaciones inusuales, incluso pérdida de conciencia.

La epilepsia puede afectar a cualquier género, se puede presentar a cualquier edad y en cualquier grupo étnico.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de las convulsiones son varios. En algunos casos simplemente fijar la mirada por unos segundos podría ser una convulsión, en otros casos más complejos, hay movimientos bruscos y repetitivos de todas las extremidades acompañados de pérdida del estado de despierto, otros síntomas pueden ser percibir olores o colores, así como alteraciones sensitivas de algún segmento corporal.

Presentar una crisis convulsiva no es diagnóstico de epilepsia, se requieren al menos dos convulsiones para el diagnóstico de epilepsia.

¿Cuáles son los tipos de convulsiones?

Convulsiones focales o parciales

Se produce por actividad eléctrica anormal en una sola zona específica del cerebro, se pueden presentar con pérdida del estado de despierto o no.

Convulsiones generalizadas

Se produce por actividad eléctrica anormal generalizada en el cerebro. Existen seis tipos de convulsiones generalizadas.

  • Crisis de Ausencia
  • Crisis Tónicas
  • Crisis Atónicas
  • Crisis Clónicas
  • Crisis Mioclónicas
  • Crisis Tonicoclónicas

¿Qué la produce?

  • Son más frecuentes en la infancia, pueden ser producto de la falla en la migración neuronal, incluso se puede presentar por fiebre.
  • Los antecedentes familiares, son un factor predisponente para padecer epilepsia.
  • Traumatismo craneoencefálico, secundarios a accidentes viales, caídas o agresiones por terceras personas.
  • Antecedentes de infartos cerebrales, puede producir la aparición de convulsiones debido al tejido cerebral dañado.
  • Las infecciones a nivel del sistema nervioso central predisponen a los enfermos a presentar crisis convulsivas.
  • Lesiones intracraneales como tumores cerebrales o malformaciones vasculares puede producir crisis convulsivas.
  • Alteraciones metabólicas, tales, como irregularidades en los electrolitos séricos de cuerpo. Insuficiencia hepática aguda o crónica.
  • Ingesta de sustancias ilícitas, incluso algunos medicamentos ingeridos a dosis inadecuadas.

Un porcentaje considerable, aproximadamente un 40% de los pacientes, presentan crisis convulsivas y no se conoce la causa.

¿Cuáles son las consecuencias de no tratarla?

Los pacientes que presentan epilepsia, se encuentran propensas a tener otro tipo de consecuencias al no ser identificadas y atendidas oportunamente.

  1. Caídas, lo que podría producir lesiones en en cráneo o el resto de cuerpo, incluso lesiones en la piel o fracturas óseas.
  2. Accidentes automovilísticos, que se presentan al perder el estado de despierto, lo cual pone en riesgo al conductor como a terceras personas, ya sea que se encuentren en otros automóviles o peatones.
  3. Alteraciones en el estado de ánimo, los pacientes que padecen epilepsia son más propensas a padecer depresión y/o ansiedad, afectando de manera considerable su desarrollo social.

Existen complicaciones posiblemente mortales en pacientes que padecen epilepsia:

  1. Estatus Epiléptico. Trastorno que se caracteriza por presentar crisis convulsivas por un tiempo mayor a 5 minutos o convulsiones recurrentes que no permitan la recuperación neurológica del paciente, esta afección pone en riesgo al enfermo de presentar daño cerebral permanente o la muerte.
  2. Muerte Súbita en la epilepsia. Aproximadamente el 1% de la población con epilepsia sufre muerte súbita.

¿Cómo se diagnostica?

Se debe realizar una adecuada historia clínica, así como un minucioso examen clínico. Posteriormente realizar estudios de laboratorio y gabinete complementarios.

Estudios complementarios, donde se evalúa la función eléctrica del cerebro, el Electroencefalograma (EEG), es el estudio de elección para su evaluación. Estudios de imagen para descartar patología estructural, por ejemplo, Tomografía Axial Computada o Resonancia Magnética.

¿Cuál es el tratamiento?

Habitualmente se inicia el tratamiento de la epilepsia con medicamentos, sin embargo, si esta se muestra refractaria a múltiples tratamientos médicos o la causa es estructural, existen procedimientos quirúrgicos para su tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *