Principales síntomas de la Hidrocefalia

¿Qué es?

La hidrocefalia es la acumulación de líquido cefalorraquídeo dentro de los ventrículos (cavidades profundas del cerebro). Este acumulo anormal de líquido produce aumento de la presión dentro del cráneo, secundariamente daño en el cerebro y sus funciones.

¿Cuándo ocurre?

La hidrocefalia puede ocurrir a cualquier edad, desde recién nacidos hasta ancianos. Normalmente el líquido cefalorraquídeo se produce dentro de los ventrículos, fluye por el interior de estos, avanza hasta la médula espinal y finalmente se absorbe, principalmente en las vellosidades aracnoides.

¿Qué produce?

El incremento de la presión intracraneal por aumento de líquido cefalorraquídeo, produce daño a diversas estructuras cerebrales, por lo tanto ocasiona diversos déficits neurológicos que si no se atienden oportunamente, puede producir daño neurológico irreversible o incluso la muerte.

¿Cuáles son los síntomas?

Los principales síntomas de la hidrocefalia son: dolor de cabeza, nauseas que llevan al vomito, alteraciones del estado de alerta (somnolencia), sin embargo, dependiendo de la edad del paciente podría presentar algunos síntomas o signos clínicos específicos.

En los recién nacidos: Aumento del diámetro de la cabeza y aumento de la tensión en las fontanelas. Clínicamente el paciente se encuentra irritable, con vomito y somnolencia.

Niños y adultos jóvenes: Síntomas como dolor de cabeza, vomito, somnolencia, visión borrosa, incluso podría presentar convulsiones.

Adultos mayores: Perdida de control de esfínter urinario (incontinencia urinaria), alteraciones en la marcha, incluso no les es posible caminar, alteraciones en la memoria y otras funciones cognitivas del pensamiento y razonamiento.

¿Qué la produce?

La hidrocefalia se produce cuando se pierde el equilibrio en la producción y absorción del líquido cefalorraquídeo, esto puede ser producido principalmente por tres causas:

  1. Obstrucción del flujo de líquido cefalorraquídeo, producido habitualmente por una tumoración.
  2. Disminución en la absorción, frecuentemente visto en procesos infecciosos del sistema nervioso central.
  3. Aumento en la producción de líquido cefalorraquídeo.

¿Cuáles son las consecuencias de no tratarla?

Las consecuencias de no tratar la hidrocefalia pueden ser fatales, al ser una condición que pone en riesgo la vida, lo mejor es tratarla inmediatamente y evitar el riesgo de daño neurológico y/o muerte.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnostico siempre estará basado en la identificación de los signos y síntomas mencionados, historial clínico y el examen clínico realizado por un experto.

El apoyo de estudios de gabinete como la ecografía transcraneal en recién nacidos, tomografía computada y resonancia magnética en los niños o adultos jóvenes y en los adultos mayores se agregan punciones lumbares seriadas para extracción de líquido cefalorraquídeo.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento se basa, principalmente, en disminuir la presión intracraneal producida por el aumento de líquido cefalorraquídeo esto se logra de las siguientes maneras:

  1. Derivación Ventricular, la cual consiste en insertar de manera quirúrgica un pequeño tubo dentro de algún ventrículo cerebral, posteriormente guiarlo por debajo de la piel hacia la cavidad abdominal o una cavidad del corazón.
  2. Tercer Ventriculotomia endoscópica, esta técnica consiste en introducir una cámara dentro los ventrículos cerebrales, realizando una pequeña perforación que permite la comunicación y liberación de liquido cealorraquideo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *